miércoles, 3 de febrero de 2016

De Ángeles a Demonios

DE ÁNGELES A DEMONIOS




  Sucede que he comprobado en algunas ocasiones, que la visión que otras personas perciben de nosotros algunas veces sufre en tan sólo unos instantes una feroz metamorfosis.

  De ser seres casi celestiales, nobles, únicos, asombrosos, honestos, inteligentes y con una bondad y generosidad sólo comparable a lo divino; atravesamos quién sabe que portal mágico que nos deposita en la dimensión del mal, el oscurantismo, la mentira, la falsedad y nos otorga el título de seres tiranos, muy cercanos a lo fantástico y diabólico.

Es curioso ver como nuestra imagen es capaz de pasar a los extremos de un modo veloz, no dando oportunidad a un estado intermedio. 
Tal vez, y sólo tal vez, si escribo de ésto pueda ser que signifique de algún modo, que comencé a entender o creer entender tímidamente y por seguro sólo muy poco, esta circunfleja telaraña que dibuja y desdibuja el ser humano en las relaciones y los sentimientos.

  No creo escapar a esta zigzagueante reacción, porque si la puedo concebir significa que la he padecido y que también muy posiblemente la haya ejecutado hacia otros.

 Tan singular fue siempre la curiosidad e intriga de querer comprender que razones conducen a una persona a posicionarnos en esta cara o contracara, que me guió a meditar mas de la cuenta sobre estos fenómenos y querer interpretar por qué pasamos de ser ángeles a demonios para algunos otros.

No se incluyen en este análisis a las relaciones sin trascendencia, a quienes banalmente uno se pudo haber relacionado pero sin mayor interés.
Este análisis para mí toma un apetecible sabor debido a que, esas personas son aquellas con quienes compartimos cosas que en un momento fueron importantes, fueron personas que valorábamos, a quienes nos brindamos y quisimos, muchas veces a quienes ayudamos y todo esto hace a la cuestión digna de ser diseccionada en múltiples partes para entenderla o tratar al menos de hacerlo. 

Esta intrigante conducta se plantea bifurcada en lo que a mi respecta, ya que por una parte he aprendido desde mi profesión y por el otro desde lugar personal.  
Hablar de  pasar de ser ángeles a demonios en medicina es un tema para referirse separadamente. Tiene un absurdo, demencial y transitorio sentido quizás si uno lo desmenuza profundamente. Veinticinco años ejerciendo la medicina son un tiempo más que suficiente para haber aprendido más de una cosa al respecto y haber podido recopilar vivencias en primera, segunda y tercera persona. A medida que fui transitando este trabajo y aprendiendo sobre ésto, fui fraguando en mi mente cada frase, cada aprendizaje y hasta el título exacto de ese próximo relato que podrán leer en algún momento y aquí mismo quienes me siguen.  

En mi propia vida he pasado sin transición de ser idolatrada, estar envuelta de cualidades angelicales fuera de este mundo y querida a formar parte de la lista negra de otras personas. A esas personas yo las ayudé, comprendí, amé, contuve, sostuve, escuché, aconseje y les otorgué lo mas valioso para mí en esta vida: mi tiempo.
No se encuentra explicación a veces cuando no se tiene la posibilidad de saber que hicimos para obtener ese juicio final. Si nos equivocamos no fue intencional, porque esas personas si nos importaban. Es extraña la angustia que nos genera por un tiempo.

El paso de la vida misma le traen a uno más de un pellizco que nos hacen recordar que nos hemos hecho grandes y siento que es bueno haber crecido lo suficiente y ya no ser aquella persona insultantemente joven. Estos calendarios encima del cuerpo me han llevaron a pensar que no siempre somos nosotros los que fallamos a quienes nos cambian de lista, sino que no cumplimos lo que ellas querían de nosotros. 

Quizás pudimos equivocarnos y el decirlo marcando nuestro error, nos hubiera dado la posibilidad de reparar, pedir perdón y se perdonados. Si buceo profundamente en esta cuestión siento que, si no nos han proporcionado esa posibilidad, implica que no puede haber un sentimiento de afecto, respeto o amor.

Me pregunto, si esas personas nos quisieron alguna vez como decían y es muy posible que allí radique la respuesta, en la ausencia de verdad en todo lo que dijeron querernos. 

Y si ese razonamiento certifica una hipotética verdad, significa tal vez que creímos muy rápido, que nos brindamos demasiado pronto, que abrimos nuestro corazón apresuradamente a personas equivocadas.

Quizás porque las quisimos de solo verlas, porque sus miradas bellas nos cegaron, porque nuestra razón cedió al corazón, porque quisimos creer aun cuando algo nos decía que no. Siempre hay señales, siempre. No creo que las veamos después sino que las pasamos por alto antes.

Pensé muchas veces de estos desengaños que nos dejan de rodillas y que sufrimos de personas de quienes no lo esperábamos, que podrían deberse a que ellas de seguro no pudieron acomodar nuestras acciones a su gusto, que se acostumbraron a que seamos proveedores de afecto y ayuda sin derecho a ser ayudados, tal vez no aceptaron los límites impuestos, no soportaron nuestros logros,o vieron reflejados en nosotros lo que querían ser y no podían, o sencillamente no les fue posible aceptarnos tan mortales como somos, perfectamente imperfectos. Cualquiera de esas cosas podrían ser posibles.

Y así es como, personas  muy queridas sin explicación alguna nos condenaron a la lista negra, nos quitaron la palabra, el saludo y las alas de ángeles que nos habían puesto. 

Y al pasar por nuestro lado yo me pregunto, donde habrán quedado los momentos compartidos, las charlas  y risas cómplices y las miradas que parecían terminar en una misma convicción, opinión o valor. Donde quedó el agradecimiento infinito que nos profesaron por nuestras ejemplares acciones, en que lugar pudo haber quedado todo eso?
Parece ser que una amnesia de lo ocurrido los abstrae al punto de transformarnos en seres patéticos.

Creo haber entendido que todo esto tan inexplicable, se explique de un solo modo: esas personas jamás nos quisieron y jamás nos vieron como ángeles. 


  ☆,.-~*'¨¯¨'*·~-.,.-~*'¨¯¨'*·~-.¸☆ ☆,.-~*'¨¯¨'*·~-.¸,.-~*'¨¯¨'*·~-.¸☆ ☆,.-~*'¨¯¨'*·~-.¸,.-*'¨¯¨'*·~-.¸☆
FROM ANGEL TO DEMON




  It turns out that I've proved that sometimes what other percieve from us is just a part of a tough metamorphosis.

  From being almost heavenly, noble, unique, amazing, honest, smart and with kindness as divine things. We go through who knows what magical portal that leaves us in another dimesion. A dimesion of evil, darkness, lies, falsity and fake. 

It's funny how our image can go through the edges in such a fast way. Without even giving us the chance of an intermediate state. Perhaps, and just perhaps, if I write this, it might mean that somehow I've began to understand or believe in the spiderweb drawn within the human being and its feelings. 


  I don't think I'll scape from with twisting and turning reaction. Because if I can feel it, it means it's also striked others too.

 The curiosity was always so singular; the curiosity of wanting to understand the reasons of a person to put this face or attack. This was what led me to think and reflectionate about this phenomenons and to see how we turn from angels to demons for others.

Inconsequential relationships are not included in this analysis, people who we could have been trivially related to but without any interest at all.

This analysis has an understandable taste for me as those people with whom we shared things that were once important were people we valued, wanted and counted on. Those people we were with so many times.

This intriguing behavior is starnge as far as I know, as a part of me has learnt from my profession and from the personal spot.

Talking about going from angels to demons in medicine is a topic to talk about separately. It has an absurd, crazy and transitory sense that we might downplay. Twenty five years with medicine are time enough to have already learnt one thing about it and think about moments in first, second and third person. While I went by my job and learning about this, I thought about every quote, learning and even title of this following narration that you can read right know if you follow me.

In my own life I've been idolized, embraced by heavenly qualities from this world and a part of other people's black lists. I helped, understood, loved, held, listened, adviced and gave my time to those people.

There's no found explanation sometimes when you don't have the possibility of knowing what we did to get that final trial. If we were wrong it wasn't on purpose, because those poeple were important to us. Once. It's strange this anguish that this causes us for some time.

The pace of life itself brings more than one itch that makes us remember that we've grown big and it's good to have grown up. This calendars above from the body have made me think that we aren't always the ones who fail to who change us on their list. But it's that we didn't do what they were expecting us for. What they wanted us for, no matter everything we did for them.


Perhaps we might have gone wrong and, when we say it, we mark our mistake. Perhaps then we would have had the change to rebuild and ask for forgiveness. If I dive deeply in this matter, I feel that we've been given that chance.

I wonder if those people wanted us as they said they did. And it's quite possible that we'll find the answer there, the absence of the truth in everything they said about loving us.



And if that's a silly thought, it means that we might have grown up too fast, that we gave up too fast and that we opened our hearts to the wrong people too fast.


Maybe it's because we liked them with just seeing them, because their looks were pretty and our senses got lost in their hearts. But there was still something that told us not do fall for such fake things. Perhaps we didn't see the sign, but there are still there. There are always signs, always. I don't think we just notice them later, but we ignore them before. 



I thought thatwe always suffered for people we weren't expecting such things from, but it still hurts.



And that's how very close or wanted people put us on their black list. Without explanation. Just fromone day to another. They take away their greetings and the angel wings they'd put on us. Once.


And where are the shared chats, moments, laughs and looks? Where the gratitude for our actions and sacrifices? Where's all that? It can't be that they can just erase us from their lives just because. 

I think I've understood that this is so inexplicable that we can only try to explain it on one way: those people never wanted us and never saw us as angels.

9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Te leo querida Fabiana, con la ansiedad que come un niño a su helado mientras se derrite ante su nariz...Es cierto, las personas cambiamos. Vos, yo, ellos...Y en esa metamotfosis, muchas veces se arrasan historias, amores, vinculos que se creian eternos, irrompibles. Surgen abismos donde raramente se gana.Finalmente lo que importa para no perecer en nuestros dolores,es alentarnos en la seguridad de nuestras construcciones. Nada mas beneficioso que la compasión y el agradecimiento. Se sabe que son los pilares de quienes son mas felices. Porque la devolución que generan siempre superan al desconcierto. Entonces...ser ángeles o demonios pasa a ser una dicotomía ajena.
    Celebro tu blog amiga!!

    ResponderEliminar
  4. Te leo querida Fabiana, con la ansiedad que come un niño a su helado mientras se derrite ante su nariz...Es cierto, las personas cambiamos. Vos, yo, ellos...Y en esa metamotfosis, muchas veces se arrasan historias, amores, vinculos que se creian eternos, irrompibles. Surgen abismos donde raramente se gana.Finalmente lo que importa para no perecer en nuestros dolores,es alentarnos en la seguridad de nuestras construcciones. Nada mas beneficioso que la compasión y el agradecimiento. Se sabe que son los pilares de quienes son mas felices. Porque la devolución que generan siempre superan al desconcierto. Entonces...ser ángeles o demonios pasa a ser una dicotomía ajena.
    Celebro tu blog amiga!!

    ResponderEliminar
  5. Que amigos tan entrañables visiten este espacio en una bendicion Gracias Karina por tan lindo comentario que amplia y da otra perspectiva de algo infinitamente complejo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Dra. La leo otra vez y felicito a usted nuevamente por el tema tratado. Me animo a pensar en voz alta lo siguiente: Me parece sensato lo planteado por usted con respecto a que en el fondo esas personas no nos amaron realmente. Si realmente nos aman, saben que tenemos como todos nuestras riquezas y también nuestras bajezas pero en el promedio siempre predomina lo bueno como en toda persona de bien. Me parece que Karina da en el clavo con eso de: compasión y agradecimiento ya que justamente de allí construimos nuestra felicidad, que es la seguridad de saber quiénes somos realmente.
    La felicito nuevamente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rogelio por dejar tu comentario. Gracias ademáas por tu respeto y acompañamiento!

      Eliminar
  7. Fabi veo que te has convertido en una eximia escritora. Te felicito!! La vida es un eterno aprendizaje. Veo que te tomas unos segundos para sacar pequeñas conclusiones y eso es muy bueno!! Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier! Gracias por comentar y por leerme. Escritora...seria regalarme una etiqueta que creo me queda enorme. Soy aficionada, me da placer escribir, comunicar, reflexionar y dejar atrapado aqui aquello que quiero preservar para no olvidar nada! Sin dudas pongo mi corazon y mente al maximo como en todo lo que hago, porque solo asi se disfruta. Abrazos!!!

      Eliminar